Aventuras y desventuras en Corea: la tradición

Posted on 7 abril, 2012

6


Una de las cosas que realmente llama la atención de Corea es que es un país de muchos contrastes. Conviven diariamente con la más avanzada tecnología mientras siguen las tradiciones más arcaicas (suena fuerte, pero es así). Me atrevería a decir que Corea es el país más retrasado socialmente en ese sentido en el conjunto de países de la OCDE, pero esa ya es una opinión muy personal, sobretodo porque después de haber vivido en China, el caso de Corea me sorprende muy ingratamente.

Desde que estoy aquí he podido experimentar como el coreano, como persona, se pasa la vida reprimiendo su voluntad en favor de la voluntad de la comunidad; ya sea su familia, sus amigos, etc. Y sinceramente, me parece muy triste. Que en un país que presume de ser de los más avanzados del mundo sus ciudadanos se relacionen socialmente como si viviesen en la edad media es cuanto menos, chocante. Sobretodo porque eso implica que estas relaciones estén muy jerarquizadas y que la discriminación sexual sea algo demasiado común y, lo que es peor, aceptado socialmente.

Durante los cuarenta días que llevo aquí lo que más he preguntado a los coreanos que he conocido es si estaban de acuerdo en seguir esas reglas no escritas pero que todo el mundo sigue porque “es tradición”. “Y te parece bien?” “Y cuál es tu opinión?” y sus contestaciones siempre son “Mi opinión no cuenta, lo hago porque es tradición” o “No me gusta pero es tradición”. Todas las respuestas son así de sumisas… y yo, como persona a la que me han enseñado a pensar por mí misma, y por supuesto, a respetar las opiniones de los demás aunque no las comparta, no puedo más que indignarme, porque demuestra lo grises que son sus vidas, lo marcadas que las tienen, lo presos que son de lo que ellos llaman “tradición”.  Como decía mi amiga Laura, tradición era empalar públicamente a quien robaba en la Edad Media y eso ya no se hace… Y al igual que nuestras relaciones sociales no son las mismas de hace 500 años, no se puede decir lo mismo de la sociedad coreana… Que no les gusta su tradición es algo muy evidente, que no hagan nada por hacerla evolucionar es algo totalmente inexplicable… sobretodo porque las tasas de suicidio hablan por sí mismas, el camino que acaban tomando los que no consiguen superar esa represión individual.

Anuncios
Etiquetado: ,