China y la píldora del día después

Posted on 25 enero, 2011

3


Las chicas, y creo que todas me darán la razón, tenemos siempre el mismo dilema cuando pensamos en las vacaciones, planeamos viaje o simplemente esperamos alguna fecha especial… “¿me coincidirá con la regla?”

Personalmente, tengo muy mala suerte en estas cosas. Mi menstruación me adora tanto que siempre quiere acompañarme a todos los sitios… Así, cuando llegué a China, lo hice acompañada por ella. Mis primeras vacaciones en China, el Mid Autumn Festival, las pasé también acompañadas de ella, y después de que tampoco quisiese perderse mi escapada a Shanghai y Hong Kong, decidí poner remedio, ya que, según mis cuentas, también me la llevaría a Seúl, me acompañaría en Navidad y sin ninguna duda, se vendría conmigo a Japón en enero.

En estos casos la solución es muy fácil. No es que podamos prescindir de la regla, pero podemos modificar el ciclo tomando píldoras anticonceptivas, con lo que puedes adelantar o retrasar el día que quieras que te venga la regla. Así que cuando vine de Hong Kong, con la regla recién llegada, fui directa a una farmacia a por píldoras para un par de meses, pues era el momento de empezar. Sólo necesité tomarlas un mes (la foto es de la caja que sobró) porque conseguí que no me coincidiese para mi viaje a Seúl, ni para Navidad, ni la llevaré a Japón :P.

En la farmacia, me costó un mundo decir que quería “píldoras anticonceptivas”. Al final, más o menos me entendieron, pero como tenían mil y una clases me sacaron una de cada para ver que era lo que quería. Obviamente, si en España ya las hay de mil maneras y componentes diferentes y es un lío, imaginaros en China… Me sacaron las Yasmín de Bayer y no me lo pensé, ya las había tomado en España y como dicen “más vale malo conocido que bueno por conocer”, pero no desaproveché para echar algún vistazo a las diferentes cajas. Una de ellas me llamó la atención. Era una caja pequeña, y llevaba escrito junto a una píldora 72 horas en chino (72小时). Pensé que podría ser la píldora del día después, así que me apunté el componente, que se podía leer en inglés (levonorgestrel) y en cuanto llegué a casa lo comprobé. Era la píldora del día después.

Si soy sincera, con el revuelo que se armó en España cuando se aprobó que ésta se pudiese adquirir sin receta médica, nunca imaginé que fuese tan accesible comprarla en un país donde la educación sexual es… bastante floja. Pero por otra parte no me extraña. Teniendo en cuenta las políticas de planificación familiar del gobierno chino tan “conocidas” en el mundo, y teniendo en cuenta la poca educación sexual que caracteriza a los chinos, no me extraña que la píldora esté tan a mano como está.

Un chu~

Anuncios
Posted in: China