Un fin de semana 10

Posted on 25 octubre, 2010

6


Acabo de volver de uno de los mejores fines de semana de mi vida. He hecho un viaje fugaz de 3 días a Shanghai y Hong Kong para ir a dos conciertos: VAMPS en Shanghai y JYJ en Hong Kong. Sobre los conciertos haré las respectivas crónicas, así como mis impresiones sobre Shanghai y Hong Kong que, aunque en ésta última ya había estado, quería una segunda impresión antes de arrepentirme de lo que pudiese escribir :P. Así que voy a dedicar esta entrada a como ha ido el viaje y cómo llegué a este punto. ¡Empecemos!

Desde que se anunciara el World Tour de VAMPS el mayo pasado y vi que no podría verlos en Barcelona junto a mi gente, decidí que no me iba a quedar en casa y que aprovecharía la oportunidad de verlos para hacer un poco de turismo por Shanghai a la vez. Y así fue. Compré entradas para el concierto del sábado 23 de octubre.

Llegué a China, y un día cualquiera compré los billetes de avión. En un principio iba a volver domingo por la noche, ya que una vez en Shanghai quería aprovechar el tiempo al máximo. Pero ocurrió algo inesperado… En apenas unas semanas de antelación, a inicios de octubre, JYJ anunciaron una gira mundial que los llevaría por Asia y USA, y entre las ciudades elegidas estaban Shanghai y Hong Kong.

El concierto de Hong Kong era para el 24 de octubre y el de Shanghai es para el 7 de noviembre, pero a estas alturas aún no ha salido información alguna sobre la venta de las entradas de éste último. Imagino que por el conflicto político entre China y Japón de estas últimas semanas. Se están limitando mucho los eventos e incluso están habiendo cancelaciones, así que parece que de rebote también les está tocando a los coreanos…

Me planteé qué hacer. ¿Volver a Shanghai el 7 de noviembre? Imposible. Monetariamente no me lo podía permitir, pues ya tenía planeada una escapada a Seúl y el presupuesto de noviembre no me daba para más. La solución estaba ahí, pero tenía que hacer unos ajustes…

Actualmente estoy viviendo en Guangzhou, que está a dos horas en tren de Hong Kong, un tren que cuesta unos 17 € por trayecto, bastante más asequible que volar otra vez a Shanghai, ¿no? ¡Y tanto! Sólo tenía un problema… El concierto era a las 8 de la tarde en Hong Kong y mi vuelo llegaba a las 11 de la noche a Guangzhou.

Estuve barajando varias posibilidades. Desde cambiar el vuelo de Shanghai-Guangzhou a Shanghai-Hong Kong a cambiar la hora de vuelta a Guangzhou y empalmar con el tren. Revisé la compra de mi billete y podía anularlo con un cargo del 5% o cambiar la hora de vuelta “for free”. Llamé a la agencia y no había vuelos de Shanghai a Hong Kong que me fueran bien, así que me cambiaron a un vuelo que llegaba a las 11 de la mañana a Guangzhou y me daba tiempo de sobra de coger el tren de las 2 de la tarde a Hong Kong y a las 4 estaba allí lista para la batalla, si no había retrasos, claro…

El viernes por la tarde cogí los bártulos y me dirigí al aeropuerto. El vuelo salió con una hora de retraso, para variar… La puntualidad no es el fuerte de las compañías chinas y es una lástima, porque los mejores vuelos de momento los he tenido con ellas, sobretodo los aterrizajes, suaves e imperceptibles. Algo que se agradece :P.

Cómo no tenía mucha prisa no me importó llegar tarde, pero el retraso de una hora como máximo era lo que me podía permitir en el vuelo de regreso.

El domingo apenas dormí por miedo a perder el vuelo y quedarme sin ver a JYJ… soy muy paranoica para estas cosas, pero a veces vale la pena serlo :P. Cogí un taxi hasta la estación donde tenía que coger el metro para ir al aeropuerto, porque hasta el aeropuerto en taxi salía por un pico que no me apetecía pagar e iba con tiempo se sobra. El taxista llevaba puesto un cd de Fahrenheit en el coche, y al percatarme me asaltó la risa tonta, ¿era una señal de que las cosas iban a salir bien? ¡Ojalá! Pero al taxista le dio por preguntarme de dónde era… “OH! Xibanya! Barcelona! Messi!” Sí sí… y no se lo ocurrió otra cosa que cambiarme el cd de Fahrenheit por uno de pachanga coenta para hacerme la gracia… ^^U

Llegué al aeropuerto e hice el checking, desayuné y embarqué. A la hora de buscar el asiento el mío no aparecía en turista… miro, remiro, y veo que tenía el asiento en business… Perdón, ¿esto está bien? Le pregunté a la azafata, que me miró con cara de incrédula asintiendo con la cabeza y señalándome mi asiento. Yo estaba flipando… ¿en business? ¡Juraría que compré un billete en turista! Pero no iba a rechistar, claro :P.

El vuelo salió con media hora de retraso, así que estaba dentro del margen para llegar con tiempo al tren sin perder las bragas por el camino.

Llegué a Hong Kong a la hora prevista. Había quedado para tomarme un café con Javi Sampedro, de Chicharrero por Hong Kong. Él tenía mi entrada para el concierto de JYJ y aprovechamos que tenía que recogerla para charlar un ratito que, por cierto, se hizo cortísimo. ¡Es un sol!

En definitiva, este fin de semana ha sido el resultado de un cúmulo de situaciones y casualidades que dudo se vuelvan a repetir en mucho tiempo… ¿o sí? :P

Próximamente, ¡las crónicas de los conciertos!

Un chu~

P.D. Las fotos son de los anuncios de Takeshi Kaneshiro que vi en Shanghai y Hong Kong. En Guangzhou son tan cutres que no saben ni quién es… U.U

Anuncios
Etiquetado: , ,