Esos pequeños detalles que te alegran el día

Posted on 14 marzo, 2010

1


El viernes, hablando con mi amiga Teresa, me sorprendió diciéndome que se había aficionado a hacer broches de fieltro. Me divertí mucho escuchándola hablar del tipo de broches que hacía y lo que disfrutaba comprando los materiales, recogiendo cualquier cosilla que pensaba que le podía servir, y las anécdotas que le habían pasado relacionadas con ello. Ella es una persona muy creativa y detallista, y me podía imaginar perfectamente todo lo que me contaba. Así que, sin pensarlo le dije que me haría mucha ilusión tener uno hecho por ella, y ella asintió.

El sábado, me comentó que ya casi lo tenía hecho, que esperaba que me gustase, y me dijo que le había puesto una letra china, porque así era más personal, pero que no sabía cuál era. ¡Me entraron unas ganas tremendas de verlo! Pensé que nos veríamos esta semana y me lo daría… pero no, ¡el broche ha llegado por sorpresa al buzón de mi casa!

Dentro de la casita de papel de seda venía el broche. Una carita oriental, con gafas de sol, pelos imposibles y complementos, como sacada de las mismas calles de Harajuku. ¡Toda una monada!

La letra la he reconocido inmediatamente, es 水 leída みず (mizu), y es el kanji de agua.

La verdad es que ha sido todo un detalle y me ha hecho una ilusión tremenda. Mientras lo sacaba de la casita estaba súper nerviosa, tenía que abrirlo despacito porque no quería romper el delicado papel y a la vez, ¡me estaba muriendo por verlo! xD.

¡Moltíssimes gràcies Tereseta!

Anuncios