Un poema especial

Posted on 8 febrero, 2010

2


Hace 11 años durante estas fechas estaba cursando C.O.U., llevaba el pelo corto y mi profesor de literatura me llamaba Audrey o Sabrina, según le apetecía, porque decía que le recordaba a la Audrey Hepburn de la película “Sabrina”. Hoy es el día en que aún no me he podido encontrar parecido alguno por ningún lado…

Un día, nuestro profesor tardó en venir, pero mientras tanto estábamos todos sentados en nuestros sitios, hablando, haciendo deberes, dibujando, cada uno con sus cosas pero ordenadamente, algo casi impensable en un instituto hoy en día. Yo me puse a escribir en la agenda, cosas pendientes, deberes, tareas, exámenes. Por aquel entonces era una obsesiva de las agendas ordenadas, estaba histérica por algo, no recuerdo el qué, pero no paraba de pasar las hojas de la agenda arriba y abajo, buscando algo. Escuché un rumor cerca de mi oído, pero no le di importancia, estaba completamente en mi mundo intentando encontrar ese algo… “¿me estás escuchando? ¡te estoy leyendo un poema y estás pasando de mí!” Era mi compañero de delante. “¡Ah! Perdona… Léemelo otra vez, por favor”.

Para vivir no quiero

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!
Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».

Pedro Salinas.

“¿Te ha gustado?” “…sssi…” Me puse como un tomate. No porque fuese un poema de amor, ni por quien me lo estaba leyendo, sino porque cuando acabó, levanté la cabeza y me di cuenta de que toda la clase estaba mirándonos anonadados. Mi compañero me sonrió y consiguió completamente que me olvidase de lo que me estaba obsesionando.

Es uno de esos recuerdos especiales que te quedan con el paso del tiempo.

Un chu~

Anuncios
Posted in: yo misma y yo